ALONSO CELEBRA EL BICAMPEONATO

La 'marea azul' volvió a inundar las calles del centro de Oviedo para celebrar, por segundo año consecutivo, el triunfo de Fernando Alonso en el Mundial de Fórmula 1. El bicampeón compartió el título con la afición, a la que calificó como "la mejor del mundo". "Todos somos dos veces campeones del mundo", dijo el asturiano desde uno de los balcones del Ayuntamiento de Oviedo.

Alonso hizo estas afirmaciones desde el balcón del Ayuntamiento de Oviedo ante unas 5.000 personas, según fuentes municipales, que abarrotaban la Plaza de la Constitución para festejar con él la consecución de su segundo título mundial.

"Oviedo, Asturias y España, todos somos dos veces campeones del mundo", proclamó el todavía piloto de Renault ante sus seguidores, la 'marea azul' que, subrayó, le acompaña "en cada carrera" y que aporta su colorido y sus cánticos en los circuitos, "algo habitual en otros deportes, pero que es raro en el mundo del motor".

Alonso, recibido a los acordes de 'We are the champions' y con el lanzamientos de miles de papeles de color azul y blanco, destacó el "honor" que supone para él ver su ciudad natal engalanada cuando una enorme lona cubría la fachada del Ayuntamiento con la leyenda 'Enhorabuena campeón' junto a una imagen del piloto.

El bicampeón mundial bromeó incluso con sus seguidores a los que frenó cuando pedían al heptacampeón Michael Schumacher que saludase a su sucesor al frente de la Fórmula 1. "Eso no se dice", apuntó el piloto ovetense antes de contestar a un nuevo cántico de sus aficionados: "Yo seré cojonudo, pero vosotros también lo sois".

Alonso hizo un resumen de un año que demostró, dijo, que no había sido ningún error anunciar su fichaje por McLaren al comienzo de la temporada, lo que le permitió "concentrarse" en la competición de la que tuvo un recuerdo especial para su primera victoria en el Gran Premio de España logrado en el circuito barcelonés de Montmeló.

"Me sentí invencible por el apoyo que recibí desde las gradas", apuntó antes de advertir que las presuntas desavenencias con su equipo sólo tenían como objetivo "motivarlos" porque, dijo, "el lobo estaba llegando y al final nos cogió".

El piloto asturiano aseguró que en los momentos en los que Ferrari acortaba distancias "algunos perdieron la fe", pero él estaba convencido de que "se iba a hacer justicia" y de que, al final, "el deporte prevalece y la buena gente siempre está arriba".

"Los que estamos aquí sois los que me habéis llevado a conseguir el campeonato y me hicisteis saber que no esta solo", afirmó antes de recordar la sonrisa que le provocó una aficionada japonesa que portaba una bandera del Principado y que gritaba "Puxa (Viva) Asturias" en el penúltimo Gran Premio de la temporada.

Para Alonso, "ahora toca disfrutarlo y pasarlo bien" antes de afrontar la próximo campaña con McLaren Mercedes y se despidió de sus seguidores con un prometedor: "Hasta el año que viene" antes de entonar el 'Asturias Patria Querida' acompañado por la banda de gaitas Ciudad de Oviedo.