Entrevista a Fernando Alonso (4 de Mayo de 2005)

Antes de Montmelo

Fernando Alonso llega a su cuarto Gran Premio de España en una situación completamente nueva a sus anteriores comparecencias. Los mejores pronósticos sobre su evolución como piloto de Fórmula 1 parecen cumplirse en este increíble inicio de temporada y el de Oviedo aparece esta semana en Montmeló como el hombre más destacado de entre el grupo selecto de aspirantes a la sucesión. Fernando afronta con naturalidad lo que se le viene encima horas antes de aterrizar en Barcelona.

¿Es algo especial el llegar como líder a Montmeló?
Correr en casa es siempre una motivación especial. El hecho de que no haya billetes, que esté todo vendido, asegura que habrá un ambiente muy caliente y eso se deja notar en el ánimo del piloto. Siempre digo que me esfuerzo al máximo en cada circunstancia, pero ver las pancartas, y oír los gritos de ánimo siempre te empujan un poco más, sobre todo por hacer que la gente disfrute con el espectáculo, y si es posible con las victorias. Creo que este año estamos dando un buen espectáculo, pero no solo yo, sino todos en conjunto. McLaren está muy bien, Toyota ha sido la sorpresa en el comienzo de la temporada, Ferrari tienen menos puntos, pero su potencial está ahí y son el campeón vigente y el enemigo a batir, y nosotros los favoritos. Está todo muy repartido, pero quizás nosotros tengamos alguna cosilla un pelín mejor que los demás.

¿Qué espera de esta carrera?
Los McLaren son ya muy competitivos y la recuperación de Ferrari está ahí, aunque cuanto más tiempo tarden en superarnos mejor para nosotros. Creo que contamos con una pequeña ventaja que hemos de explotar al máximo para poder pensar en metas más grandes. De momento, la próxima meta será el podio o la victoria en Montmeló, delante de mi público.

¿Cuándo se dio realmente cuenta de que tenían un coche para aspirar a todo?
A lo largo del invierno ya vimos que el coche era competitivo, y eso también era algo lógico. El año pasado tiramos media temporada por la borda para preparar mejor ésta, pero aquella apuesta, que parecía suicida y arriesgada, está dando sus frutos este año, y de que manera. El coche corre mucho en cualquier circunstancia, pero cuando realmente me di cuenta de que teníamos un coche ganador fue en Malasia, en las curvas rápidas, y es que nuestro coche es muy bueno en cualquier terreno. A la salida de las curvas lentas teníamos una gran tracción y también era estable y fácil de pilotar en las rápidas, reacciona a los reglajes con nobleza.

¿Qué hace falta para que siga la racha en Barcelona y el resto de la temporada?
Espero que no vaya a pasar como el año pasado, que comenzamos muy bien y luego nos deshinchamos. A lo largo del invierno se ha trabajado mucho también en el planteamiento de futuro del equipo, de lo que se iba a hacer, de las progresiones previstas en función de la nueva reglamentación, y las cosas están muy claras. A Barcelona llegaremos con mejoras, y espero que sigamos así todo el año.

¿Y para ver si el Mundial es factible?
Para mí se verán las cosas más claras en las dos próximas carreras, después de España, (antes del periplo americano) entonces, si estamos delante y con un coche que se mantenga a un buen nivel, será cuando se podrá comenzar a creer de verdad que no sólo ha sido un inicio de temporada fuerte, sino que tenemos alguna cosa más que los demás.

Se habla siempre de Ferrari y de su futuro de rojo, pero hace una semana se anunció su continuidad con Renault hasta el final de su contrato en 2006.
Todos hablan de ir a Ferrari, pero a mí me gusta ganar y ahora mismo el coche a batir es el nuestro, no el Ferrari. Inicié una andadura con Renault, que creyó en mí desde el principio, y con las armas que tenemos ahora podemos estar más cerca de lograr el objetivo fijado desde el comienzo de nuestra asociación. Si gana Kimi algunas carreras dirán que él es el sucesor de Michael, si lo hace Webber será él, o si lo hiciera Massa, sería lo mismo. De todas formas está bien oír eso, pero son solamente habladurías.

Hay gente que dice que este año ha mejorado como piloto, que se le ve más maduro.
Antes era igual de piloto que ahora e iba al límite en todas las carreras y acababa en 4ª ó 5ª posición, pero no se me valoraba, y ahora como en Malasia o Bahrein, voy al 80% y gano fácil. Sé controlar la carrera, el motor, todo. Ahora soy muy bueno y antes era muy malo. Eso no es así. Cuando se tiene el coche justo es fácil ganar. El año pasado, hubo momentos donde no se confiaba en mi al 100%. Hubo carreras en las que tenia que ir al límite y al final tenía que abandonar o romper el motor, y yo parecía el culpable.

¿Se siente más valorado ahora en el equipo?
El año pasado hubo momentos en los que no me sentí del todo valorado, pero de todas formas nunca ha habido primer y segundo piloto, aunque dependiendo de cómo vayan las cosas, quizás a final de temporada se imponga la lógica de quien está delante, pero para eso aun queda mucho, además Flavio ya ha dicho que dejará libertad a sus pilotos. Lo que sí he notado es que quizás este año me están tratando un poco mejor que en el pasado y me siento mejor.

¿Correr en casa supone presión o placer?
Creo que tendré algo más de presión, eso seguro, porque hay mucha gente siguiéndote y pendiente de ti. Pero si tengo que elegir entre eso o correr ante unas gradas vacías, prefiero soportar esa presión. Para ser sincero, se trata de una motivación extra para mí, porque cuando llego a determinadas curvas y sé que ahí tengo amigos que me están animando, incluso apuro un poco más. Voy a llegar como líder del Campeonato y eso también me da mucha moral.

¿Cuando está al volante, disfruta con los aspectos técnicos, con la velocidad?
Disfruto con la competición, cuando tienes un coche por delante e intentas adelantarlo, o cuando lo tienes por detrás. Para mí, eso es competición, no dar vueltas en solitario, eso no es divertido. Siempre he sido así, incluso cuando salgo de un párking, siempre quiero ser el primero. También me sucede cuando voy en bici, me pasa con todo. Sólo quiero poder competir con alguien.

Cuando se quitó el caso tras la carrera de Imola no parecía haber librado la última gran batalla de la F1.
Siempre he sido muy tranquilo, no me siento presionado o nervioso por estar en la F1. Para mí mañana es otro día diferente en el que puedo ganar o ser el último. Lo único que hago siempre es dar el máximo de mi mismo, y no puedo exigirme más. Mis padres son muy parecidos a mí, y toda mi familia sabe lo que hago y porqué lo hago. Para mí es un deporte y la forma de vivir siete u ocho años al máximo nivel en un deporte.

¿La presión de Schumacher no le impresionó en Imola?
No fue diferente a lo que ocurrió en Malasia con Trulli. Él estaba en la primera fila conmigo. En Bahrein logré la 'pole' el domingo, y una vez que se inició la carrera había poco que hacer. Ir al máximo, como en la calificación.

Si tienes un buen coche y fiable ganas y si no, no. Es igual tener detrás a Michael que a Trulli.
¿Se ve como Schumacher, corriendo hasta mitad de la treintena o más?
Honestamente no. Comencé a los 19 años y no sé si podré estar concentrado y motivado tanto tiempo. Demasiados años. Eso creo. Veremos qué pasa.

¿Qué significaría poder subir al podio el próximo domingo?
Probablemente sería el mejor momento del año para mí. Sólo la sensación de ser campeón del Mundo podría superar el poder subir al podio o ganar la carrera de Barcelona del próximo domingo.